Hola, soy Abilia Martín Madera

la creadora de la línea de cosmética natural ecológica certificada ABILIA, y estoy muy contenta y agradecida de que estés leyendo esto y navegando por nuestra página web.

Si deseas saber un poco más de mí y conocer mi trayectoria, te puedo comentar que desde pequeña ya trabajé con mis padres en el campo, y viví y crecí con la energía directa de la tierra, las plantas y los animales. Aprendí de mi padre el amor y el cariño a su trabajo, ellos querían mucho a sus animales de la misma forma que cuidaban sus plantas, y mi madre utilizaba algunas de las medicinales para nuestras dolencias.

Ya de adulta conocí el yoga, otra de las grandes fortunas que la vida me ha regalado. Después de años de práctica, fue saliendo de dentro de mí el arte amar a través de las cremas naturales.

En el año 1982, estudié capataz forestal en Jaca (Huesca) y allí, tuve la gran suerte de poder colaborar con el Instituto Pirenaico de Ecología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), clasificando plantas para su herbario. Entré en contacto con el prestigioso botánico Luis Villar y con el Doctor Monserrat, ambos doctores en biología.

Al año siguiente comencé a elaborar más habitualmente cosmética natural que regalaba a los amigos, después de años recibiendo muy buenas críticas. Me atreví a participar en ferias de artesanía, para enseñar todo aquello que sabía y tanto servicio hacía a los demás. Desde entonces, he dado multitud de talleres, destilado en público, he expuesto plantas medicinales, he impartido cursos de reconocimiento, uso de plantas medicinales y elaboración de cosmética natural.

Así he ido haciendo mi propia cosmética natural, probando y probando para después regalárselas a mis amigos. Afortunadamente todos han confiado siempre en mí y han sido siempre mis mejores probadores.

De esta manera, fue creciendo mi taller.

Los materiales que utilizo son plantas de certificación ecológica. Aceites de primera presión en frío, cera de abeja de la mejor calidad, flores secas recogidas en sus lunas correspondientes etc. Después lo destilo para transformar las plantas en esencias y aguas florales, material imprescindible para la elaboración de cosmética natural. Otra transformación son los elixires florales, extraídos a través de una infusión solar de las flores, con un gran poder energético. Tinturas, Maceración de aceites, etc.

Y todo esto acompañado de un gran amor, puesto que tengo un buen entendimiento con las plantas, y me apasiona averiguar ese lado oculto del que no se habla en los libros de botánica. Su magia y su energía. Tengo esa facilidad innata para sentir lo que hay más allá de lo que una planta muestra, y aquí sigo trabajando en la percepción interna de ese maravilloso mundo vegetal y a la vez del ser humano.

¡Ah! Algo de lo que nunca me olvido cuando cojo una planta es pedirle permiso para que ayude a las personas que le van a dar uso.

Con el paso del tiempo, mis cremas se han ido conociendo, cada vez un poco más, y me siento orgullosa de ello. Es una gran satisfacción ir viendo que personas que usan las cremas ABILIA las recomiendan y prescriben a otras personas de su entorno familiar o su círculo de amigas. Todo un placer saber que para otras personas, todo el trabajo de tantos años se reconoce cada vez más. Será que funcionan!!!! 🙂

Este crecimiento me ha llevado con el tiempo, necesariamente, a tomar decisiones relacionadas con la fabricación y el envasado de mis cremas, que empezó antaño de forma artesanal, y a su vez, tomar decisiones sobre su correcta distribución y su puesta en el mercado. De esta forma, además, recupero la posibilidad de volver a desarrollar nuevos productos, que desde hace yo un tiempo no tengo oportunidad de hacer. La naturaleza tiene todavía muchas cosas que nos puede aportar y alguna de ellas me gustará compartirla con vosotras.

Por eso, la distribución y comercialización global de ABILIA COSMETICA NATURAL ya es responsabilidad de un grupo de grandes profesionales, con los que personalmente conecté desde el primer momento en que nos conocimos. Creo que formamos un equipo feliz de trabajar juntos. La empresa se llama NICS, y estoy convencida que esta colaboración que hemos iniciado será provechosa para todas, y especialmente beneficiará tanto a mis clientas actuales, como a aquellas que deseen incorporarse a esta pequeña gran comunidad de personas que pensamos que lo natural es mejor.

De la misma forma, mis productos ya se elaboran y envasan en un laboratorio especializado en cosmética natural ecológica, situado en Valladolid, que me permite estar segura y tranquila respecto a que mis cremas se producen y envasan con la mayor seguridad y garantías.

Muchísimas, muchísimas gracias por confiar en mí y en mis productos. Un beso, de todo corazón!!!!!

Abilia Martín Madera
abilia@abilia.eu